Mujeres empresarias alcanzando el éxito

Todos tenemos algún sueño o proyecto que llevamos toda la vida idealizando y que por uno u otro motivo, no ha sucedido. ¿Cierto? Es por eso que hoy quiero compartirte unas cuantas herramientas para que puedas ir materializando ese sueño hasta lograrlo. 

Primera herramienta. 

Yo puedo. Algunas veces creemos que solo las personas que tienen un nivel económico muy alto, que están a cargo de un país o dueños de grandes empresas son las que pueden lograr sus sueños. Pero la realidad es que todos somos privilegiados en este sentido. 

Debemos empezar a verlo como un verbo: yo puedo, tú puedes, todos podemos, porque sí, todos podemos realizar todo aquello que nos propongamos.

Es importante que empieces a creer en ti. Que visualices eso que quieres lograr y comiences a idear un plan de cómo llevarlo a cabo, como si nada se interpusiera en tu camino. Recuerda que tu mente es poderosa, si empiezas a imaginarlo, poco a poco se irá haciendo realidad.

Pero Adriana, tengo muchas dudas: ¿cómo le puedo hacer? Tú lo dices tan fácil, y lo haces a pesar de no tener manos. Pero yo, ¿cómo le hago? Bueno, pues para allá vamos. 

De aquí se despliega la segunda herramienta 

Deja la timidez a un lado. 

Siempre recomiendo meditar, porque me parece es un hábito que nos ayuda a quitarnos la limitante de la timidez. 

Si alguien te pidiera en este momento que enlistes tus talentos. ¿A cuántos llegaría tu lista? ¿De cuántas virtudes podrías llenarla? Muchas veces solemos limitarnos por timidez, por el qué dirán… y dejamos de creer en nosotros. 

Cuando minimizas aquello en lo que eres bueno y lo ves como algo chiquito, le quitas fuerza y poder. Por eso es que necesitamos dejar la timidez a un lado y conectar con ese poder tan maravilloso que tienes. 

A mi hija le encanta dibujar a las princesas, pero tiene una manera muy peculiar de hacerlo, hasta me gustaría hacer una galería de todas sus obras de arte. Sus princesas no tienen brazos. Así que eso me pone a pensar ¿cuál es su visión?,  ¿cuál es su limitación? Yo antes quería ser la princesa del cuento y me tocó ser Capitán Garfio. Pero hoy mi hija hace todas sus princesas sin brazos y eso me recuerda que somos nosotros los que no nos vemos completos, los que nos vemos cortos. Somos nosotros los que le restamos valor a nuestras capacidades. 

Ella tiene la visión de que su mamá lo puede todo y es porque yo le quise transmitir esa seguridad desde que era una bebita. Siempre que se le presentaba una dificultad, yo la apoyaba y le decía: tu mamá lo puede todo. 

Hoy en día mi hija dibuja las muñecas sin brazos y cuando le preguntan algo de su mamá, ella afirma que yo lo puedo todo.

El poder es ser, es equilibrar nuestros retos con nuestra voz interior y hay una magia extraordinaria cuando nos damos cuenta de esto. 

Tercera herramienta, 

Esta herramienta requiere que le dediquemos tiempo y comprenderla para llevarla a la práctica: darnos cuenta del origen. 

Porque todo lo que sucede y existe en el mundo. Tu computadora, por ejemplo, en algún momento estuvo en el pensamiento de alguien que dijo: voy a hacer un ordenador. 

Todo, absolutamente todo lo que está afuera en algún momento estuvo en la mente de alguien. Y eso tiene un gran poder.

Se los comparto a través de un cuento que me gusta mucho. 

Una vez se encontraba un señor durmiendo en un árbol, de pronto despierta y dice: ¡Pero qué hambre tengo! Y empezó a pensar en todas las cosas deliciosas que podría comer. Mágicamente, todas esas cosas que imaginó, aparecieron junto a él y se las comió sin preguntar.

Después de comer dijo: bueno, qué rica comida. Me siento muy satisfecho, pero tengo sed.
Y se empezó a imaginar todas las bebidas deliciosas que querría consumir en ese momento y mágicamente aparecieron. 

Ya que se sentía satisfecho, sin hambre, sin sed, sentado ahí bajo ese árbol, empezó a pensar. ¿Cómo habrán aparecido todas esas bebidas y comidas tan ricas? ¿Y si lo pusieron unos monstruos? 

Entonces, aparecieron unos monstruos ahí y él se empezó a asustar y empezó a pensar: ¿Y si estos monstruos me quieren dañar? Y esos monstruos lo empezaron a dañar. Por último pensó: estos monstruos me quieren matar… Y se murió el hombre. 

No sé si tan sólo con este cuento puedas visualizar el gran poder que tienen nuestros pensamientos. Nuestra mente tiene un alcance extraordinario. Todo lo que está afuera en algún momento estuvo adentro. 

El gran poder de nuestra mente es algo maravilloso que a mí me gusta mucho trabajar. Y ojalá pudiéramos trabajarlo tú y yo, porque esto requiere una gran disciplina, mucha concentración, hábitos y dedicación.

Les hago el resumen rápidamente de las tres herramientas más importantes para ser mujeres y hombres empoderados y exitosos en todos los proyectos que tengan de manera personal y profesional. Esto es para todas las áreas de nuestra vida. 

Primera herramienta: yo puedo. Deja de ver el poder como un estatus. Empiézalo a ver como un verbo. 

Segunda herramienta: Deja la timidez a un lado. ¿Por qué limitamos nuestra capacidad? Deja que brille eso que está dentro de ti. 

Y tercera herramienta. Comprende el origen de las cosas. Mucho cuidado con lo que piensas y con lo que deseas. Porque todo lo que está afuera, alguna vez estuvo dentro de nosotros. 

En fin, ¿Qué tal estas 3 herramientas?

 ¿Te sientes listo para ponerlas en práctica y alcanzar el éxito?

No olvides dejarme tu opinión en los comentarios y sobre todo compartirme si crees que te ha sido útil esto que aprendiste en estos párrafos, me encantará leerte.

¡Éxito sin pretextos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.