¿Cómo aprovechar todo tu potencial?

Aprovechar tu potencial, es una manera de sacar la mejor versión de ti todos los días. Sin embargo, no es tan sencillo como suena, es por eso que decidí compartirte una serie de tips en forma de herramientas que a mí me han funcionado para lograrlo. 

Pero antes que nada, déjame contarte un poquito sobre mí. Si es tu primera vez leyéndome, te invito a que leas un poquito más de mí a continuación. Si eres uno de mis lectores recurrentes, sáltate a la primera herramienta. 

¿Quién soy? 

Soy una mujer que lleva 22 años dando conferencias por todo el mundo. Soy una abogada con especialidad en recursos humanos, tengo una maestría en Ecología Emocional, distintos diplomados en Psicología de la Felicidad, algunos en Inteligencia Emocional y en Programación Neurolingüística. Al día de hoy he escrito cuatro libros y una obra de teatro. Soy mamá de una princesa de cinco años (a veces también es un torbellino). Y bueno, pues…el gran reto de mi vida es que soy una mujer que nació sin brazos y desde bebé he tenido que despertar la creatividad y diseñar estrategias para no encontrar limitaciones y ver oportunidades en vez de obstáculos para  así poder lograr mis objetivos.

Así que si estás aquí para descubrir algunas de esas herramientas, te quiero pedir que primero empieces por imaginar cómo sería tu vida si tuvieras toda la confianza en ti. ¿Qué sueños cumplirías? 

Si te gustó lo que imaginaste y realmente quieres saber cómo aprovechar todo tu potencial, estás en el lugar adecuado, porque hoy te voy a compartir tres herramientas que te van a servir para lograrlo. 

Quiero comenzar contándote una anécdota. Había un papá muy preocupado por su hijo porque iba muy mal en matemáticas. No sabía qué hacer y su única opción era meterlo a estudiar horas extras esa materia. Un día le dice un sabio: oye, pero tu hijo es muy virtuoso en el violín. A lo que el papá le contestó: Sí, pero va muy mal en matemáticas. 

El sabio se enoja y le dice: no seas tonto, mételo a clases de violín y que se enfoque en ser bueno en lo que le gusta y tiene talento, no todos debemos ser buenos para lo mismo. 

Algunas veces nos aferramos a mejorar en algo en lo que pensamos que somos malos, sin darnos cuenta de las virtudes y talentos que sí tenemos. 

A mí también me pasó que hasta los dieciocho años me daba pena quitarme los zapatos en un lugar público. No lo podía hacer. Para mí era como pecado hacerlo y antes de hacer las cosas con los pies prefería pedir ayuda. Hasta que después me di cuenta que nadie podía hacer las cosas con esta precisión con las que uso mis pies.

Después me di cuenta que era un talento y que muchas veces a mi me daba pena y prefería practicar en otras áreas en vez de sacar el máximo potencial de ese talento que ya tenía.

Primera herramienta 

Haz mucho de lo que te gusta. Seguramente si me conocen, ya se dieron cuenta de que a mí me encanta hablar. Si sabes que eres bueno para algo, haz más de eso que te gusta porque finalmente eso va a ser que cada día perfecciones tu técnica. 

Por ejemplo, cuando empecé a maquillarme con los pies me di cuenta que lo disfrutaba mucho. Entonces fue que empecé a practicar distintas formas de maquillaje con los pies. Después me fui a los peinados, comencé a practicar con la plancha, secadora y cada día logré retocarme un poquito más. 

Al poco tiempo me entró la inquietud de coser… ¡imagínate ensartar agujas con los pies! Así que cuando nació mi hija, fue perfecto haber desarrollado esa capacidad de hacer muchas cosas sin las manos, porque no tenía opción más que actuar. 

Por cierto, déjame presumirte que también me gané un Récord Guiness por la habilidad que tengo con los pies… ¿Qué tal eh? Recuerda que si yo puedo, tú puedes también. 

Segunda herramienta

Estira la liga todo lo que puedas. Atrévete a ponerte más retos, más compromisos, porque cuando te animas a más (como quien dice ponerte la vara más alta),  te das la oportunidad de descubrir otros talentos y virtudes que no sabías que tenías. 

En algunos escritos he comentado que estoy practicando tocar el chelo y es definitivamente uno de mis nuevos retos. Aún estoy perfeccionando mi técnica, sigo estudiando y trabajando. Me gusta mucho tocar el chelo, sin embargo ha sido una de las cosas más difíciles que he hecho con los pies. 

A través del arte pude reencontrarme conmigo después de una gran ruptura amorosa. Como he mencionado anteriormente, el arte puede ser una excelente manera de retarte a ti mismo y devolverte las ganas de vivir.

No será sencillo atreverte, pero eso te motivará y ayudará a darte cuenta de que puedes alcanzar más cosas, que tienes más talentos y virtudes y no quedarte estancado.

Tercera herramienta 

Sé tú mismo.

Enfócate en ser tú mismo, en hacer cosas que te gusten, te inspiren y que quieras desarrollar para mejorar y te brinden la capacidad de controlar las emociones negativas. Porque recuerda que nuestro cuerpo finalmente termina siendo lo que nuestra mente le dice. 

 ¿Sabías que las frustraciones vienen de hacer a un lado o de posponer lo que nos apasiona? 

Sí. ¿Cuántas veces te has quedado estancado en el hubiera? Te confieso que a mí me encanta la música y tenía arrinconado el poder tocar algún instrumento y un día me inspiré y me animé a intentar tocar un instrumento con los pies. 

Es cierto que a veces no queremos salir de esta zona de confort porque nos da miedo experimentar el alcance de nuestros talentos y que esto implique un compromiso y responsabilidad muy grande. 

Yo me di cuenta que al sacarle el mayor provecho a mis virtudes y dejar de ver las limitaciones, comencé a ver todo el potencial que tenía ahí guardado. 

Entonces hoy quiero esa vida para ti y es por eso que comparto estas herramientas aquí. Quiero que experimentes esta paz espiritual, que te sientas alegre, motivado, seguro de lo que puedes lograr, de tus talentos y tus virtudes. 

Si empiezas a vivir así, imagínate todo lo que vas a lograr en tu vida.

No olvides dejarme tu opinión en los comentarios y sobre todo compartirme si crees que te ha sido útil esto que aprendiste en estos párrafos, estaré leyendo tus respuestas. ¡No te pierdas la próxima entrada!

¡Éxito sin pretextos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.